Los orígenes de la cerveza trapense Orval

Los orígenes de la cerveza trapense Orval

La Abadía de Notre-Dame d’Orval, ubicado en la región Gaume de Bélgica, fue fundada en 1.070, integrándose en la orden Cisterciense hacia el año 1.132. Al igual que se hacía en otros monasterios de la orden cisterciense, el Monasterio de Orval producía su propia cerveza, así lo demuestra un documento fechado de 1.628 escrito por el abad donde hace referencia al consumo de cerveza y vino por los monjes del monasterio.

El último monje del que se tiene constancia que fuera el maestro cervecero fue el hermano Pierre, hasta que, en 1.793, con el estallido de la revolución francesa, el monasterio de Orval corrió la misma suerte que muchos monasterios franceses, sufriendo el expolio y su destrucción, quedando reducido a cenizas.

No fue hasta el año 1.926 cuando recobró nueva vida, resurgiendo de sus cenizas gracias a la intervención de la familia Harenne, que compró las ruinas del monasterio Orval así como las tierras colindantes. Posteriormente donó las propiedades adquiridas a la Orden Cisterciense, restableciendo así a su legítimo propietario el monasterio de Orval.

A partir de ahí, la vida monástica volvió a recobrar vida tras los muros del monasterio de Orval y, por supuesto, recuperar su antigua tradición cervecera, reabriendo la fábrica en el año 1.931. Su reapertura permitió, no solo dar trabajo a la población local, sino obtener una fuente de ingresos que les permitiera acometer las obras de reconstrucción de la abadía. El diseño de construcción de la nueva abadía corrió a cargo de Henry Vaes, quien también diseño la famosa y característica copa Orval en forma de cálice.

La primera cerveza que salió de los muros de la abadía, lo hizo en forma de barriles, y fue el 7 de mayo de 1932. A partir de aquí, Orval logró posicionarse como la primera cerveza trapista en venta a nivel nacional en Bélgica.

Al igual que el resto de monasterios trapenses, el objetivo de los monjes no consistía en obtener un beneficio de carácter lucrativo, sino generar ingresos que les permitiera sostener la vida monástica, así como destinar una parte a la comunidad local a través de obras benéficas.

La producción de los monjes del monasterio de Orval no se reduce tan solo a la elaboración de su famosa cerveza, sino que también producen pan, queso y bombones de miel. Otra actividad complementaria, es la recepción de visitas que buscan retirarse durante un cierto tiempo alojándose en sus habitaciones, así como la posibilidad de visitar las ruinas de la abadía antigua del siglo XII-XIII y sus terrenos colindantes aunque, desafortunadamente, no se puede visitar el interior de la actual fábrica de cerveza.

Cervezas:

Se elaboran dos tipos de cerveza:

• Orval.

• Petite Orval.

Tan solo la cerveza Orval es de comercialización generalizada, siendo la Petite Orval una patersbier, es decir, una cerveza de 3,5º de alcohol solo para consumo interno de los monjes de la abadía, aunque se puede consumir cuando se visita el monasterio o incluso en el establecimiento ubicado cerca del monasterio denominado L’Ange Gardien (El ángel de la Guarda).

Más información:

Notre Dame D’Orval

Orval, 1

Villers-devant-Orval

http://www.orval.be/

Email: ruines@orval.be

Teléfono: +32 61311060

Año de fundación: 1.070.

Año de refundación: 1.926.

Deja un comentario