Cerveza casera

Antiguas recetas de cerveza casera

Repasando la hemeroteca, me encuentro en ciertas ocasiones con curiosas recetas para elaborar cerveza casera. Aquí presento unas recetas publicadas en el Diario de Córdoba el 13 de mayo de 1865.

Esto me da a suponer la existencia de los cerveceros caseros desde el siglo XIX, seguramente no de un modo tan extendido como hoy día, gracias a los actuales medios disponibles que permite una amplia difusión y conocimiento de las técnicas para elaborar cerveza casera y, seguramente, por la facilidad en adquirir los elementos necesarios para su elaboración. Igualmente decir, la rápida evolución en la mejora de las técnicas de elaboración. Pero aún así, hay que agradecer que ya por entonces se publicaran este tipo de noticias con objeto de fomentar la fabricación de cerveza casera.

La noticia publicada decía así:

Esta bebida, que se va generalizando en nuestra España, y cada día lo estará más por los buenos efectos que produce su uso, con especialidad en la estación calurosa, se fabrica en Inglaterra y Alemania en las casas de campo con tanta facilidad como indican las siguientes recetas:

Primera receta:

Tómese una arroba de cebada de buena calidad, bien limpia y escogida; póngase a reblandecer en agua durante 48 horas, y colóquese a enjugar en un gran tablero o mesa que tenga unos conductos para que salga el agua, procurando removerla con unas palas de madera para que no se recaliente.

A las 24 horas, en que ya se la considera bien enjuta, se pone a cocer en un caldero hasta que suelte la película o cáscara; muélase en un pilón. y en seguida échese a cocer esta masa en cien azumbres de agua, añadiéndole dos onzas de lúpulo o yerba de «campanilla».

Así que ha hervido, se hecha este líquido en unas tinas de poco fondo y boca ancha, y cuando está frio, se trasiega a otras tinas, echándole un poco de levadura y agitándolo con una pala hasta que haga mucha espuma. Enseguida se embarrila para que continúe la fermentación, que dura como unos quince días; se clarifica echándole un poco de cola de pescado, y se embotella para comenzarlo a usar.

Segunda receta:

Póngase a hervir en un caldero dos celemines bien colmados de salvado fino o moyuelo, con suficiente cantidad de agua potable, y durante el hervor échense dos libras de azúcar terciada enjuta y de buena calidad, un puñado de flor de sauco y un puñado de lúpulo.

Cuando todo haya hervido tres cuartos de hora, se aparta del fuego el caldero, y en estando casi fría la decocción, se pasa por un tamiz o lienzo algo claro y se echa en un barril que puede contener de 25 a 30 azumbres, que serán mucho mejor si hubiere muy poco tiempo que ha servido para vino, aguardiente o cerveza.

Cuando la cerveza está aceda, se toma un vaso de levadura de cerveza, o bien se deslíen seis adarnes de levadura seca en un vaso de agua, se echa en el barril y se menea muy bien. Unos ocho días después y según la temperatura del sitio en que se tenga (a 20 grados del termómetro centígrado, por ejemplo) fermentará como la mejor cerveza; luego que haya acabado, se clarifica y puede empezarse a usarla, teniendo presente que las primeras azumbres que se sacan salen comúnmente turbias.

En las aldeas y casa de campo se puede hacer uso de la miel en lugar de azúcar o bien de algunos puñados de fruta seca como pasas. Esta bebida embotellada y bien tapada, pues fermenta y despide el corcho, se conserva muy bien; pero en toneles cuando ha empezado a asacar es necesario consumirla pronto para que no se eche a perder, teniendo presente que el tiempo a propósito para gastarla es cuando pierde el dulzor y toma un gusto agrio y picante.

Diario de Córdoba, 13 de mayo de 1865

Glosario

Arroba: Unidad de peso que equivale a 11,502 kilogramos.

Azumbre: Antigua medida de capacidad para líquidos que equivalía a 2,016 litros.

Celemín: Medida de capacidad para el grano, las legumbres y otros frutos que en España equivale a 4,625 litros.

Moyuelo: Salvado muy fino, el último que se separa al apurar la harina.

Adarme: Antigua medida de peso que equivalía a 1,79 gr.

Deja un comentario