grúa Carola

LA SALVE lanza una edición limitada dedicada a la grúa Carola

  • El lanzamiento de la edición limitada LA SALVE Carola tiene como objetivo rendir homenaje a un emblema de Bilbao, símbolo de la historia de la ciudad vinculada a la industria y a la mar
  • La edición Carola forma parte de la alianza de LA SALVE con Itsasmuseum Bilbao, ya que la emblemática grúa es una de las obras más importantes de la colección de Itsasmuseum Bilbao y permanece frente a este como testigo de la transformación de la ciudad
  • Se trata de una receta german ale, elaborada con cebada 100% alavesa y lúpulos riojanos, que se podrá degustar desde ya en Itsasmuseum Bilbao y se podrá adquirir mediante “LA SALVE a casa” en la web de la cervecera
  • Esta edición limitada de 10.000 botellas dedicada a la grúa Carola coincide con la instalación de trece focos de alta tecnología, que la mantienen iluminada cada noche

LA SALVE lanza una edición limitada de 10.000 botellas de su cerveza km 0 estilo German Ale dedicada a la grúa Carola, un símbolo de Bilbao que se alza sobre la explanada de Itsasmuseum y que ha estrenado recientemente una especial iluminación para la noche, basada en trece focos de alta tecnología.

La edición Carola luce una etiqueta en la que la silueta roja de la grúa “rompe” el logotipo de LA SALVE dando lugar a una composición única y vistosa. Se trata de una receta German Ale, elaborada con cebada 100% alavesa y lúpulos riojanos, limpia, fresca y totalmente natural. Se elabora en la fábrica de Bilbao de LA SALVE, como el resto de variedades km cero de la cervecera, y destaca por su gran frescura, su equilibrio cítrico y su potente sabor característico de una cerveza no filtrada como es esta german ale. Esta cerveza se podrá degustar desde ya en Itsasmuseum Bilbao y se podrá adquirir a través de la página web de LA SALVE en “LA SALVE a casa”.

El lanzamiento de esta edición limitada forma parte de la alianza de LA SALVE con Itsasmuseum Bilbao. Utilizada en la construcción de embarcaciones por Astilleros Euskalduna, Carola tiene una altura de 60 metros y es una grúa cigüeña de 30 toneladas construida en los Talleres de Erandio, S.A. en 1957. En su momento fue la grua de mayor potencia de las fabricadas en España, y en la actualidad, es una de las obras más importantes de la colección de Itsasmuseum Bilbao y permanece frente a este como testigo de la transformación de Bilbao, ya que vivió los dos últimos grandes periodos históricos de la villa: la del esplendor de los astilleros bilbainos desde mediados de los años 50 del pasado siglo, y la de la modernización de la ciudad a partir de los 80.

En la presentación de LA SALVE Carola que ha tenido lugar esta mañana, Jon Ruigomez, Director de Itsasmuseum Bilbao, ha señalado que “la promoción de y la puestaen valor nuestro patrimonio es motivo de orgullo”. Por su parte, Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE ha destacado que “la recuperación de LA SALVE ahora hace 5 años tenía como misión recuperar una industria cervecera local para generar riqueza local comprometida con el entorno. Está edición de LA SALVE es un paso más en esa dirección”. En la presentación de esta mañana también ha estado presente Txarly Romera, al frente de la hostelería de Itsasmuseum.

LA SALVE kilómetro 0, una realidad

LA SALVE tiene interés en producir cerveza que se abastezca de materias primas (malta, lúpulo y levadura) cercanas. Para ello, actualmente dispone de uno de los componentes de la cerveza, la malta, puesto que Álava es una importante productora de cebada maltera. Un uso que se ha duplicado en 2 años: si en 2017 en LA SALVE se utilizaron alrededor de 410.000 kg de cebada 100% alavesa, en 2019, la cantidad llegó a los 950.000 kilogramos.

Otra de las materias primas importantes en la producción de cerveza es el lúpulo, que hoy por hoy no se produce de manera comercial en Euskadi. En este sentido, la introducción de esta especie vegetal, podría suponer una diversificación de cultivos muy positiva para el sector agrícola vasco. El lúpulo es un cultivo perenne que requiere de una alta inversión inicial, pero que también puede suponer una importante fuente de ingresos. Por ello LA SALVE, en colaboración con el Gobierno Vasco, NEIKER y la Asociación de productores vascos de cerveza Euskal Garagardo Elkartea (EGE), colabora en el proyecto de recuperación de lúpulo local, LUPULUS, con una plantación experimental en Berantevilla (Álava). Por el momento, las cantidades no posibilitan una elaboración masiva de cerveza; por eso, el acuerdo alcanzado en noviembre de 2019 con Hopsteiner garantiza un origen cercano de todo el lúpulo que llegará a la fábrica de LA SALVE en Bilbao y que tiene su origen en La Rioja, concretamente en esta plantación de Cirueña, de la que actualmente se nutre la cervecera vasca.

LA SALVE en Bilbao: una fábrica pionera

La fábrica de Bilbao cumple, además, dos años desde que nació con el objetivo de recuperar una industria cervecera en Euskadi que elaborase cervezas de alta calidad y de nuevas tendencias.

La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi supuso una inversión de 1,8 millones de euros, y el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia, una producción que ha estado guiada, desde el principio, por el centro tecnológico AZTI junto al que se han desarrollado proyectos de innovación centrados en LA SALVE km 0, y en tener una fábrica cero emisiones.

LA SALVE es una marca histórica de Bilbao que renació con un planteamiento claro de tener la innovación anclada en la esencia del proyecto, realizando para ello planes de trabajo con las entidades locales líderes en la materia. Esto le ha supuesto a la cervecera bilbaína un posicionamiento que marca la diferencia respecto a sus competidores.

Acerca de LA SALVE

LA SALVE es la segunda cervecera más antigua del país en activo y cuenta en su accionariado con la contribución de Mahou San Miguel, que posee un 42,7% en la cervecera bilbaína. Esta relación ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína. Con la puesta en marcha de estas instalaciones, LA SALVE recupera la producción local después de que su antigua fábrica cerrase sus puertas en 1977.

Las capacidades y recursos de Mahou y su respeto a un proyecto local están colaborando a que LA SALVE pueda cumplir su sueño de reinventar esta marca como cerveza de Bilbao que aspira a recuperar su hueco en el sector cervecero y conseguir el 10% de la cuota de mercado desde sus compromisos con lo próximo.

LA SALVE nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, LA SALVE estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior.

Más información:

www.lasalvebilbao.com

Avatar

Deja un comentario