La Balada escocesa de John Barleycorn

La Balada escocesa de John Barleycorn

I
Había tres reyes en el Oriente;
tres reyes que habían jurado,
con juramente solemne,
hacer morir a John Barleycorn.

II
Para sepultarle profundamente,
ahondaron con un arado,
le metieron allí, y echaron tierra sobre él,
creyendo que John Barleycorn había muerto.

III
Pero llegó la preciosa primavera
y comenzaron a caer las lluvias;
John Barleycorn se levantó otra vez,
sorprendiendo grandemente a todos.

IV
Los ardientes rayos del sol del estío
vinieron después; creció fuerte y poderoso,
armándose su cabeza de agudas puntas,
a fin de que nadie pudiese hacerle el mal.

V
Cuando el grave y dulce otoño llegó,
John Barleycorn se convirtió en tostado y pálido,
se encorvaron sus miembros,
y su lánguida cabeza mostró que comenzaba a desfallecer.

VI
Su color era cada vez más enfermizo,
se ajaba por la vejez,
y sus enemigos se aventuraron
a desplegar contra él su rabia mortal.

VII
Cogieron un largo y agudo cuchillo,
y le cortaron por los pies;
después le amarraron sólidamente
y le colocaron sobre una carreta, como un malhechor.

VIII
Tendiéronle sobre la tierra
y le golpearon con todas sus fuerzas,
y le expusieron, suspendido, a la tempestad,
y le volvieron y revolvieron por todos lados.

IX
Llenaron un inmenso cacharro
de agua hasta los bordes,
y allí metieron a John Barleycorn
para que se fuera al fondo.

X
Después le pusieron al sol,
y cuando se mostraban signos de vida en él,
lo agitaban con violencia.

XI
Lo colocaron sobre una llama devorante
que le abrasó hasta los huesos,
y después, un molinero los trató peor aún,
porque los aplastó entre dos piedras.

XII
Tomaron la sangre de su corazón mismo
y la bebieron en ronda,
y cuanto más bebían,
mayor era la alegría y el ruido.

XIII
John Barleycorn era un atrevido héroe;
si bebéis algunas gotas de su sangre,
hará crecer vuestro valor.

XIV
Os hará olvidar vuestras desgracias,
aumentará vuestras alegrías.
Gracias a él, el corazón de la viuda cantará dentro de su seno,
aunque sus ojos estén llenos de lágrimas.

XV
Así, pues, con el vaso en la mano,
echemos un brindis a John Barleycorn,
que nunca su hermosa posteridad falta en la Escocia.

Sobre el autor de la balada escocesa

Robert Burns

La Balada fue escrita por Robert Burns, nació en Escocia el 25 de enero de 1759, en el seno de una familia humilde de granjeros y comenzó a escribir poesía en su adolescencia, logrando su publicación a partir de 1786, pero sin obtener grandes beneficios. Esto motivó que no abandonase las faenas del campo, y en 1789 obtuvo un puesto como funcionario del servicio de aduanas. Su muerte se produjo a los 37 años por los problemas cardíacos que le ocasionó el duro trabajo en el campo.
Es el poeta en lengua escocesa más conocido y se lo considera pionero del movimiento romántico. Muchos de sus poemas ha sido fuente de inspiración para múltiples canciones.

Deja un comentario