De la cerveza y de la propiedad de ella y de sus provechos y daños

De la cerveza y de la propiedad de ella y de sus provechos y daños

Capítulo XII – De la cerveza y de la propiedad de ella y de sus provechos y daños

La Cerveza es agua cocida con trigo, cebada, avena y lúpulos, y de esta hay dos maneras, una gruesa que se llama duplabiera, la otra es más delicada, la gruesa no es tan buena, como la delicada. La delicada es en dos maneras, una que no lleva muchos lúpulos, y otra que lleva muchos, la que no lleva muchos lúpulos es la que se usa.

Banquete de nobles caballeros

La cerveza para ser buena, ha de ser compuesta de trigo, cebada, avena y lúpulos, que dicen en Flandes hierba de la cerveza, y agua buena, estos granos han de ser buenos y no corrompidos, ha de ser muy cocida, y después bien purificada ha de ser clara y no turbia, ha de ser de días hecha, mundificada de las heces y no acetosa, la cerveza hecha con estas condiciones es fresca y fría, aunque hace en los cuerpos gruesos humores “respectivo” del vino, la gruesa cerveza gruesos humores hace y la delicada no tanto.

La cerveza aumenta las fuerzas y aumenta las carnes, es de gran mantenimiento, aumenta la sangre, provoca orina, ayuda a hacer cámara, laxando el vientre, máxime si lleva muchos lúpulos, aunque con muchos lúpulos daña, a los que tienen flaco celebro, que los embriaga, y la embriaguez dura mucho más que la del vino. La que no es bien cocida, enfría muy poco, hinche el vientre, la acetosa daña el estómago, la turbia es opilativa y a los que tienen mal de piedra mucho les daña, engruesa, hace inflamación y brevedad de anhelitu e engendra mucha flema.

La que es de malos granos malos humores engendra, y al contrario la de buenos granos buenos humores, la que es mal cocida, causa ventosidades en el estómago y vientre, y torsiones y cólicos, y no se digiere bien, la que no es antigua y mundificada de sus heces, o es muy reciente, hace estrangurria y también hace los daños que la cerveza no bien cocida.

Por tanto, cualquiera que hubiere de beber cerveza, ha de ser de la buena y al principio de la comida o cena, y mire que tenga las condiciones susodichas, porque haga buenos efectos y porque en España hay muy buenos vinos y muy buenas aguas, y hay poca necesidad de cerveza y no esta en costumbre no me alargare en esta materia. Resta decir de la agua, pues muchos gentiles hombres y señoras la bebe, diré su elección y provechos y aunque otros hacen cerveza de sola cebada, muy buena y muy bien cocida, y lúpulos, esta será mas saludable, y templará más, y será más desopilativa y medicinal.

Capítulo XII – De la cerveza y de la propiedad de ella y de sus provechos y daños

Publicación: Banquete de nobles caballeros (1530).

Autor: Doctor Luis Lobera de Ávila, médico de Carlos I.

Juan Manuel Fernández

Deja un comentario